Alimentación en una regata oceánica

Publicado en18/04/2017 Por 1915
Alimentación en una regata oceánica

Hoy en día en las regatas oceánicas como la Barcelona Wolrd Race, la Vendé Globe o la Volvo Ocaean Race, sólo por citar algunas, la planificación de la alimentación de los deportistas que participan en ellas es fundamental para su buen rendimiento físico y psicológico.Meses antes de tomar la salida, el equipo técnico responsable de la nutrición y los regatistas ya trabaja para poder elaborar un conjunto de menús equilibrados, completos y específicos, que cumplan con las necesidades dietéticas y gustativas.

Los principales requisitos de los regatistas respecto a la comida que llevarán a bordo durante los meses que estén navegando son:

  • Preparación sea rápida y fácil en todo tipo de condiciones meteorológicas.
  • Envase ligero y que ocupe muy poco espacio.
  • Larga durabilidad del producto.
  • Gran variedad de sabores

Además de todo esto, la comida embarcada debe satisfacer las necesidades nutricionales del regatista para que pueda realizar todas las tareas de a bordo. Las necesidades nutricionales de un regatista puede llegar a las 4000 kCal/día de media, pero el cálculo deberá ajustarse a cada persona en función de su talla, peso yactividad concreta dentro de la embarcación y también en función de las condiciones climatológicas previstas (no es lo mismo el consumo calórico en un clima frío, temperado o cálido). Puedes conocer tus necesidades nutricionales en eatlyo.com

Es muy importante que el regatista pruebe toda la comida que se va a embarcar con anterioridad y a poder ser en condiciones similares a las que se encontrará cuando las consuma a bordo. Esto es necesario para no tener sorpresas desagradables una vez la regata ha empezado y no encontrarnos con comida que no nos apetece en según que condiciones climáticas o que simplemente no se ajusta a nuestros gustos. Comernos una sopa caliente o un estofado de carne de jabalí a 40ºC mientras cruzamos el Ecuador puede hacernos sudar innecesariamente.


La mayoría de navegantes oceánicos en activo basan su alimentación en la comida liofilizada y la acompañan de barritas energéticas, bebidas isotónicas y snacks para picar entre horas. El listado de alimentos liofilizados, cocinados y autocalentables que existen en el mercado es muy extenso, variado y completo, por eso, son la opción más utilizada. Existen una gran cantidad de sabores y platos para escoger: desayunos, platos principales y postres, incluyendo fruta liofilizada. La técnica de la liofilización consiste un proceso industrial en el que con una maquinaria especial se consigue eliminar el contenido de agua en un 95%. Primero se congela a baja temperatura la comida una vez preparada, para posteriormente a través de un proceso de sublimación (pasar de estado sólido a estado gaseoso sin pasar por el estado líquido) extraer el agua casi en su totalidad. Eliminar el agua a través de la congelación en lugar de la deshidratación a través del calor preserva las proteínas y las enzimas. Además, el tiempo de conservación sin refrigeración aumenta ya que la reducción de contenido en agua inhibe la acción de los microorganismos patógenos que podrían deteriorar los alimentos.

Los platos cocinados también pueden formar parte de la dieta de los regatistas. Estos son platos que se preparan en tierra y se envasan para alargar su conservación y poderlos transportar y almacenar. Existen múltiples tipos de recipientes para los platos cocinados, aunque los más prácticos y utilizados por los regatistas son los envasados en bolsas herméticas termoselladas debido a la mayor facilidad de almacenamiento y estiba así como el residuo del envase es menos pesado y es más fácil de reciclar. Los platos cocinados pueden calentarse al baño maría o en una sartén y no hay que añadirles agua para rehidratarlos, ya que contienen toda el agua. Al no eliminar el agua en los platos cocinados el peso de cada ración es mucho mayor que el peso de las mismas raciones de producto liofilizado. La diferencia de peso es entre 3 o 4 veces superior, eso los hace menos atractivos para equipos competitivos que tienen mucho en cuenta el peso de todos los elementos que embarcan.

Tanto si la base de la dieta del regatista son los liofilizados o los platos cocinados, esta se complementará con otros alimentos en función de la dieta base, la organización de comidas a bordo y los gustos personales de cada regatista. Los navegantes oceánicos de hoy en día disfrutan de la evolución de la industria en este sector y de las mejoras sustanciales comparado con hace unos años donde la variedad y la calidad de los productos era mucho peor y escasa. Esperemos que las mejoras en el sector continúen y aparezcan nuevos productos que hagan de la alimentación para deportistas en condiciones extremas más fácil, mejor y más variada.

Artículos relacionados
Añadir un comentario
Añadir una respuesta

Menú

Compartir

Ajustes

Crear una cuenta gratuita para usar las listas de favoritos.

Registrarse